Ensaladilla rusa

¡Ensaladilleando, que es gerundio!

Si estás leyendo estas líneas es que, como mínimo, te has pedido una tapita de ensaladilla en la terraza de algún bar alguna vez en tu vida, y es más que probable que tu experiencia haya sido positiva (salvo que hayas tenido la mala suerte de dar con un restaurante que le ponga poco cariño a este plato).

Independientemente de que seas un consumidor casual de ensaladilla o seas un entusiasta (como yo), mi intención con este blog será la de ofrecerte información veraz y sincera acerca de las catas de ensaladilla que realice en cada restaurante que visite, siempre desde un punto de vista desenfadado y distendido, actualizando el blog periódicamente. ¿Cómo voy a estructurar los posts de Ensaladilleando? De la siguiente manera:

1. Foto de la tapa/plato

La idea es empezar cada post con una imagen del plato, o bien tras dar una pequeña introducción del lugar en cuestión. Si el lugar está ubicado en un emplazamiento especialmente bonito, no descarto incluír algún vídeo de corta duración para ilustrar un poquito mejor el lugar.

2. Cata de la ensaladilla

Como no es mi intención ser pretencioso ni nada similar, quisiera aclarar desde el principio que no soy ningún experto en gastronomía, ni tampoco un catador. Las opiniones que vierta acerca de cada tapa o ración de ensaladilla que pruebe no son más que eso, opiniones personales que en ningún caso pretenden ser verdad absoluta. Dicho esto, en esta parte del post relataré mi experiencia con el plato en cuestión; su textura, sabor, presentación, etc. Todo esto desde un punto de vista desenfadado y distendido, como ya he mencionado anteriormente.

3. Puntuación y comentarios adicionales

En esta última parte le pondré nota al plato o tapa de ensaladilla que haya degustado, en una escala de 0 a 10 (confío plenamente en no tener que cascar ningun cero) y si procede, añadiré algunos comentarios más acerca del restaurante que pudieran resultar interesantes, como una mención especial a algún plato concreto, decoración, trato al cliente, precios, etc.

¿Existe la ensaladilla perfecta?

Para terminar este primer post, daré respuesta a esta pregunta. No, realmente no existe la ensaladilla perfecta, aunque sí existen ensaladillas mejores y peores, indudablemente. Al final, todo depende del cariño y del esmero que uno ponga en la elaboración del plato, y por supuesto, en una buena selección de los ingredientes a utilizar. Espero que el contenido que vaya subiendo a este blog sea de vuestro agrado, y por supuesto si tenéis alguna sugerencia no dudéis en comunicármela por correo electrónico (podéis encontrarlo aquí).

¡Muchísimas gracias por tu visita!

 

Anuncios

Ensaladilla ¿rusa? del WOK en Luz Shopping

Pues aquí estamos de nuevo, otra entradita más en este joven blog con tan sólo unas cuantas semanas de vida. He de decir que en principio tenía pensado ir a otro establecimiento a hacer la “cata”, concretamente a la mítica marisquería Baro, muy conocida aquí en Cádiz (aunque dicen algunas malas lenguas que aquello ya no es lo que era) y cuya ensaladilla hace ya mucho que no pruebo (era mi favorita), pero se nos hizo tarde mirando muebles y al final nos quedamos por la zona a cenar.

Como ya el KFC lo teníamos un poco visto, decidimos acercarnos al WOK que había allí. Para los que no lo sepan, el lugar se encuentra en Luz Shopping, un centro comercial en Jerez de la Frontera, justo al lado del Área Sur. No hay mucho que decir, es un WOK típico, de buffet libre, con amplia variedad de platos. El paisaje no es que acompañe mucho, pero bueno, dejo imagen del sitio en cuestión:

Restaurante WOK Luz Shopping Jerez

Cata

Y tras esta pequeña introducción, vamos al lío. Esta cata va a ser un tanto peculiar, porque, por razones de peso, voy a tener que poner más énfasis en algo que no era precisamente la ensaladilla. Para que lo entendáis mejor, procedo a dejar una imagen del plato que nos ocupa:

Ensaladilla rusa WOK Luz Shopping

¿Hay un invitado extraño ahí, verdad? Sí señor, ese invitado es el menudo. Me llamó mucho la atención verlo en un WOK, así que me atreví a probarlo (sí, menudo para cenar, así soy yo, los tengo como bolsas del Pryca). Pero antes de hablar del menudo, vamos a hablar de la ensaladilla. Sinceramente, nada destacable y no merece la pena llenar parte de tu estómago con ella, teniendo una variedad tan amplia de platos donde escoger en este establecimiento. Es muy basiquita: patata, zanahoria, surimi de pescado y mayonesa. Punto y pelota. C’est fini. Ni siquiera guisantes. No es que estuviese fea ni mucho menos, pero cuando la pruebas te quedas con una sensación de “ni fú ni fá” y piensas en el espacio que está ocupando en tu barriga, pudiendo haberlo llenado con… ¡más menudo! Sí, señores, el menudo del WOK de Luz Shopping es una p*** maravilla. Riquísimo. En su punto de picante, y en su punto de todo. Por supuesto no llega al nivel del menudo de mi tía, pero oye, llama muchísimo la atención que en un WOK tengan menudo, y encima que esté tan rico.

Volviendo a la ensaladilla… pues eso, que en mi opinión es perfectamente pasable y es más recomendable ir a por otros platos (¡menudo!). A ver, que si eres un ultrafan de la ensaladilla no te voy a decir que no la pruebes, porque no está mala y se deja comer, pero hombre… la verdad es que es bastante mejorable, para qué engañarnos. Y en cuanto a la presentación, al tratarse de un restaurante de buffet libre, este punto no tiene mucho sentido analizarlo dado que es el propio cliente el que se echa la comida en su plato.

Puntuación y comentarios adicionales

A esta me temo que vamos a tener que ponerle un 3/10. Repito y recalco: la ensaladilla no está mala ni tiene mal sabor, pero creo que tanto los ingredientes como la textura son mejorables. Sin lugar a dudas, si quieres degustar ensaladilla, el WOK de Luz Shopping no es tu sitio. Eso sí, tiene otros platos bastante más interesantes y ricos (¿he dicho lo rico que está el menudo?).

Y hasta aquí hemos llegado. Espero que mi próxima visita sea por fin al Baro, ese restaurante mítico gaditano al que tantas veces fui en mi infancia con mis padres (y alguna que otra vez en mi adultez también). De hecho, si a día de hoy soy tan aficionado a la ensaladilla es gracias a la marisquería Baro. ¡Esperemos que los astros se alineen y la próxima cata que ofrezca sea la de la ensaladilla del Baro! Una vez más, gracias por vuestra visita a este humilde lugar.

¡Hasta pronto!

 

Ensaladilla rusa del “Mercado Provenzal”

¡Tengo el gusto de presentar la primera “review” (u opinión, para los que no gustan de los anglicismos) del blog! Ha pasado un tiempecillo desde la entrada de presentación, pero ando liado con un proyecto personal y tampoco es que haya tenido mucho tiempo de salir por ahí a catar ensaladillas, jeje. De hecho, esta “cata” la realicé hace unos 9 o 10 días.

Pero antes de hablar del plato en sí, vamos a situarnos un poco. Este local se encuentra en el Paseo Marítimo, junto al restaurante Matilda, justo al lado del Hotel Playa Victoria. Aunque en realidad, a estas alturas ya casi sobran las presentaciones; el Provenzal es un lugar bien conocido por los vecinos de la zona, y en temporada estival está casi siempre lleno hasta los topes. ¿Su secreto? Muy simple: sus precios. Una cañita de cerveza vale 40 céntimos. Sí, 40 céntimos. Si lo que buscas es echar una fresquita y rápida mientras fumas un cigarrillo o escribes ese e-mail con el móvil y pasas por esa zona, el Provenzal es tu sitio, sin duda. Casi siempre repleto de jóvenes, el Provenzal es el mejor sitio al que acudir si tu bolsillo está pasando por una época difícil. Puede que no tenga los mejores platos, puede que no tenga la mejor cerveza y puede que no tenga el mejor servicio, pero la relación calidad-precio del establecimiento es muy, muy buena, y la ubicación es inmejorable. ¿Pegas? Tiene una pega bien gorda: al tener techo de uralita, el calor se reconcentra en la terraza cosa mala (se crea un efecto invernadero). Este es, en mi opinión, el principal punto a mejorar de este establecimiento. Aunque unas vistas como estas merecen la pena:

Puesta de sol gaditana

Cata

Tras esta breve puesta en situación, vamos a proceder a detallar cómo fue la “cata” de la ensaladilla del establecimiento. Acudí al Provenzal con un amigo al que hacía ya bastante tiempo que no veía debido a que tuvo que emigrar para poder encontrar trabajo. Así que, para ir calentando motores, decidimos ir a echar una cervecita. Yo no había cenado, así que aproveché el momento para pedir una tapita de ensaladilla, y de esa forma ir creando contenido para el blog, jeje. A continuación dejo imagen del plato:

Ensaladilla Rusa Mercado Provenzal

Como asiduo del lugar (aunque ya no tanto debido a que ya no hay mucho tiempo para salir), me llamó la atención que no pusieran la tapa en la clásica lata (solían poner las tapas en un recipiente que se asemejaba a una lata de conservas de forma ovalada). Quizás cambiaron por temas de márketing. Quizás porque se les estropearon las latas. A saber.

Pero bueno, que me enrollo, vamos a lo que vamos. Como podéis ver, la ensaladilla no tiene nada que se le pierda: clásica y básica ensaladilla rusa con patata, guisantes, taquitos de zanahoria y mayonesa. De hecho, es incluso probable que ni siquiera sea una ensaladilla casera; tiene bastante pinta de ser del Mercadona o similares. Pese a no tener nada destacable, se deja comer, tiene un sabor suave, los ingredientes están en su punto de cocción y no deja malas sensaciones en el paladar. Combina bastante bien con la cervecita, y junto con los picos, queda una tapita bastante apañada y que cumple su función, sin más florituras. Si lo que buscas es una delicatessen, este no es tu sitio, definitivamente. Es más bien una ensaladilla de batalleo, para que nos entendamos.

En cuanto a la presentación, pues poco hay que decir. Nada realmente destacable, aunque se agradece el detalle del plato redondo bajo el platito alargado. Cumple, sin más.

Puntuación y comentarios adicionales

Vamos a ponerle un 5/10. ¿Por qué aprueba, siendo una ensaladilla tan básica y que no tiene nada de especial? ¡Por la sencilla razón de que al menos, no le echan cosas raras!

¡Pues hasta aquí, la primera cata de Ensaladilleando! Espero encontrar un hueco pronto para pedir otra tapita de ensaladilla en otro sitio, y plasmar la experiencia en otra cata, aquí.

¡Saludos!